¿Cuándo tengo que cambiar la batería del coche? Es una pregunta recurrente que muchos nos hacemos y vamos a intentar darte una respuesta de las señales que puedes observar para saber que ha llegado el momento de cambiar la batería de tu choche.

Llevar a cabo un mantenimiento regular, como sucede con otros elementos del vehículo, es fundamental a la hora de que la batería, uno de los más relevantes, cumpla con sus indispensables funciones.

A grandes rasgos, se trata de un sistema básico para que el vehículo pueda ponerse en marcha, puesto que provee energía para el motor de arranque. Posteriormente ya se producirá la puesta en funcionamiento del de combustión.

Pero también es clave para el funcionamiento de numerosos sistemas electrónicos que tienen que ver con las prestaciones que garantizan el confort de un coche. Desde la climatización a los sistemas de navegación, pasando por los que permiten adoptar las posiciones más cómodas y ergonómicas.

Como has podido comprobar, se trata, junto al motor, del componente más importante del automóvil. Por eso, no puedes prescindir de su buen funcionamiento y te interesa estar muy pendiente de su buen estado.

¿Cómo puedes saber si está funcionando bien la batería?

En primer lugar, te recordamos que la detección temprana de los inconvenientes que puedan surgir en la batería es imprescindible por dos motivos. Por una parte, para no tener que sufrir esa triste sensación de quedarte tirado en la carretera. Por otro lado, para no haber de afrontar gastos superiores en reparaciones.

En este sentido, conviene que te fijes en determinados hechos sintomáticos que te van a servir para tener claro que has de afrontar un cambio de este componente.

– Ten en cuenta que una batería convencional suele durar alrededor de cuatro años. Si la de tu coche tiene ya más de dos, te conviene que los técnicos especializados la revisen semestralmente. De todas formas, algunas de ellas pueden tener una vida útil menor, como las de los vehículos que cuentan con numerosas aplicaciones electrónicas.

– No olvides que también se gastan con el coche apagado.

– Cuando a tu vehículo le cuesta arrancar. Sobre todo en invierno.

– Si compruebas que los bornes están oxidados y sucios.

– En el momento en el que se enciende un testigo de aviso en el salpicadero.

– Cuando su tensión no rebasa 12,5 voltios.

– Detectas que los sistemas electrónicos, como los elevalunas, la radio o las luces, no funcionan correctamente.

En el servicio oficial nos podemos encargar de este problema

Por último, te recordamos que en el Letamendi, servicio oficial, podemos ocuparnos de solucionar esta disfunción. Está presente, por otro lado, en cuatro de cada diez visitas que se realizan a los talleres (en especial durante las estaciones frías).

Aparte de haber notado las causas que te hemos comentado en el apartado anterior, fíjate en su tensión, intensidad de arranque en frío y entrega y tamaño, lo que te servirá para saber qué producto requieres.

En definitiva, los profesionales, que contamos con los conocimientos y las herramientas para su mantenimiento y montaje y desmontaje, nos hacemos cargo de su cambio.