fbpx

Las multas de tráfico son de las más comunes en España y en el resto del mundo, y entre ellas destacan las multas por mal estacionamiento. En este post, os vamos a hablar de las multas de la zona azul y cómo pueden recurrirse si ha habido algún error en ellas.

Las multas de la zona azul pueden deberse a estas razones: la no colocación del ticket de estacionamiento, la superación del tiempo máximo permitido, o que el ticket no se haya puesto de forma adecuada.

En cualquiera de estos casos, al volver al coche nos encontraremos en el limpiaparabrisas la denuncia que se convertirá en multa a efectos legales. Probablemente no sabías esto: el papel que encontramos es una denuncia y no una multa porque los controladores de los parquímetros no cuentan con poder sancionador ni presunción de veracidad.

¿Qué debes tener en cuenta si quieres recurrir una multa de la zona azul?

En primer lugar, no deben pasar más de 20 días naturales desde el día de la notificación formal de la multa para presentar el recurso.

Además, debes revisar con atención que todos los datos sean correctos: matrícula del coche, identificación del vehículo o motivo de la sanción. Los detalles importan y muchas multas cuentan con errores o incoherencias con otras señales que te pueden eximir de la multa.

Por último, debes enviar tu recurso a la dirección postal que encontrarás en la propia multa, o acudir con tu recurso a una oficina de Correos.

Esperamos que esta información te haya servido y si te encuentras en esta situación por una multa errónea puedas recurrirla y tener éxito en el recurso.