fbpx

El auge de los eléctricos es una realidad en la industria automovilística actualmente. La urgencia por la emergencia climática y las nuevas normativas cada vez favorecen más los vehículos eléctricos o híbridos. Es por ello que el sector del coche eléctrico ha dado un gran salto en poco tiempo y estamos constantemente viendo avances tecnológicos.

En este contexto, la idea de emplear baterías híbridas parece estar cada vez más cerca, pero ¿qué son las baterías híbridas? ¿Qué ventajas pueden aportar?

¿Qué son las baterías híbridas?

Las baterías que conocemos y con las que estamos familiarizados son las baterías de iones de litio. Las vemos tanto en vehículos como en aparatos electrónicos de uso doméstico. No obstante, existen una infinidad de tecnologías que permiten crear baterías y sistemas de acumulación de energía, que podrían ser exportables al automóvil. La idea de una batería híbrida consiste en combinar varias de estas tecnologías con el objetivo de obtener ventajas respecto a las tradicionales de litio: menos peso, mayor rapidez de carga, coste, minerales más accesibles, durabilidad, fiabilidad…

Ahora bien, ¿es posible encontrar una batería más eficiente que la batería de iones de litio? Veamos algunas propuestas del mercado.

Batería híbrida de iones de litio y sodio

CATL ha empezado a desarrollar baterías de sodio. Las baterías de sodio que propone CATL ofrecen alta densidad energética (160 Wh/kg y hasta 200 Wh/kg en próximos desarrollos), cargas rápidas (hasta el 80% en 15 minutos), son estables a baja temperatura (retienen un 90% de su capacidad a -20ºC) y, por si no fuera poco, se antoja como una solución más económica y sostenible que las baterías de iones de litio. El sodio es uno de los elementos químicos más abundantes en la naturaleza presente, por ejemplo, en el agua de los océanos. CATL asegura que combinando ambas tecnologías (sodio y litio) se podrían conseguir baterías más económicas, que acumulen más energía, o más estables a temperaturas más bajas.

Batería de iones de litio y metal-aire, de Tesla

El tema de las baterías híbridas no es nada nuevo: Tesla ya había patentado un sistema de baterías híbridas en 2013, ¡hace casi 10 años! Su idea era combinar las baterías de iones de litio y las de tecnología metal-aire. Mientras las baterías de iones de litio ofrecen una densidad energética menor pero toleran muy bien los ciclos de recarga, las de metal-aire ofrecerían mayor densidad energética y facilitarían los viajes de larga distancia. Esto hace que la combinación de ambas sea muy interesante.

El uso de baterías híbridas es algo que se lleva trabajando ya tiempo en la industria del automóvil y el rápido avance de las tecnologías hace que el uso de baterías híbridas esté cada vez más cerca.